lunes, julio 03, 2006

Organismos

Gerardo acaba de irse. Aún siento un poco de dolor en la mejilla donde me dio una bofetada. El es el hijo de mi antiguo jefe. He estado con varios hombres y algunos me han pedido matrimonio. Otros me han ofrecido casa, viajes y joyas.
Gerardo nunca me habla de amor. De todos aquellos hombres es con quien he estado mas tiempo, pero no siento nada por el.
Aveces viene y no dice nada, solo se sienta en el rincón de mi recámara cerca de la ventana y prende un cigarro. Otros días me tira en la cama. Hay veces que me lastima, como hoy. Mientras me desnudaba, mi mente comenzó aquel viaje a ese lugar donde solo yo puedo ir, a donde siempre voy cuando estoy con un hombre. El dolor es remoto, su peso sobre mi asfixiante, pero la falta de aire se convierte en algo trivial.
Mi mente esta a salvo en aquel lugar lejano y silencioso. Pensé en mi trabajo, en mi nuevo proyecto. Por la mañana visite la casa y mientras Gerardo jadeaba sobre mi, yo, en aquel lugar lejano pude ver la casa terminada. Un proyecto concluido.
Fue en ese momento en que sentí la bofetada. Gerardo dijo que soy tan estúpida que ya ni llorar puedo. Me di cuenta que ya había terminado y que se molesto al ver que yo no lo había notado. A muchos les molesta mi actitud pero es algo que no puedo evitar.
A los pocos minutos Gerardo se fue.
Recuerdo que una vez describió lo nuestro como una asociación.
Pero no es nada mas que una relación parasítica.
Aún no se quien de los dos es el parásito.

11 comentarios:

Priscila dijo...

Lo que no logro comprender es como puedes convivir o tener algun tipo de vinculo con un sujeto asi. Y yo sugiero que el parasito sea el. Tu solo juegas su "juego".

Saludos.

Asmadeus dijo...

El hombre que abofetea a una mujer no es un parásito, es un cáncer de corazón.

bOo dijo...

oh my...

que dificiles se tornan las cosas mas triviales, la compañía es trivial, ya lo dice la canción.

"las cosas maaas triviales, se vuelven fundamentaleeees (8)"

:::lola::: dijo...

vivimos como queremos y sentimos como mandamos que asi sea por que si somos libres nos atamos de estas maneras.

Agustin dijo...

Un texto con sabor a reflexión, con que gusto se podria aprovechar todo ese conjunto de sensaciones, trasmisores para lectores atentos. Saludos.

Janita dijo...

... ambos lo son, todo depende de quien esté encima.

Beso.

malambruno dijo...

Magníficos los cuatro relatos. Especialmente este último. Porque, ¿son relatos? ¿no?

Chai late dijo...

Escribo porque acabo de leer todos tus posts y coincido con el primer comment que te dejaron...éste puede ser el principio de un buen libro. Me gusta, me gusta muchísimo lo que escribes, cómo lo escribes, la atmósfera que creas...etc.

No estoy buscando la respuesta de si es verdad o ficción, simplemente regresaré gustoso de lo que he encontrado aquí...

Óptica Blues dijo...

A veces estar con alguien así es estar solo dos veces, es la soledad al cuadrado.
El problema no es la bofetada, el problema es que ese lugar es imaginario...

Blue dijo...

Caray, todo mundo tiene frases bien elaboradas y filosóficas... Qué será bueno poner para no quedar atrás? - mmm... No, no se me da, pero me gustó tu blog, inquietante. Saludos.

!ngrata dijo...

Concuerdo con janita....