lunes, julio 10, 2006

Andrés y delirios

Hoy Andrés vino a comer conmigo. De él no escribiré en mi diario, pero aquí si.
Aquí solo pondré ciertas paginas de mi diario.
Él no es parte de aquel mundo. No podría poner su nombre en esas paginas. El día que pueda terminar aquel diario, lo podre quemar; por ahora puedo tener la esperanza de que al quemarlo, podre quemar los recuerdos.
Andrés...Andrés.

Hace diez años.
Andrés era mi vecino, íbamos juntos al colegio. Cuando mi familia y yo llegamos a la casa en la cuidad, él ya estaba ahí. Un adolescente callado, siempre con un libro en la mano. Era y sigue siendo mi único amigo. Él, Andrés, fue el primer hombre en mi vida. Dos jóvenes curiosos y con demasiado tiempo en las manos.
No fue su novia, nunca me lo pidió.
Fue una tarde mientras trabajábamos en una presentación.
Me desnudo en minutos, me beso con ansiedad. Creo que aquellos minutos de caricias y de besos ha sido lo mejor que he tenido.
Pero como niños desesperados no supimos esperar. Todo paso tan rápido y no como esperaba. Pero ahí estábamos los dos acostados, el piso frió bajo mi espalda. Cada uno por su lado, viendo nada. Fue algo muy incomodo para los dos, y ahora al hablar de aquello solo podemos reír.

-Eramos muy niños- dice él.

Después de eso, ya nunca mas estuvimos juntos. Andrés ha sido solo un amigo. No me imagino estar con él ahora. Él nunca me lo ha pedido, y se que si lo hubiera echo yo me hubiera negado. Él me ha ayudado mucho.
Mientras estaba sin empleo él con el pretexto de que le cocinara, llegaba con la despensa. Pero ya no podría estar con él.

Andrés fue quien despertó en mi ese interés por Neruda. Aveces, él lee en voz alta algún poema. Lo hace desde que eramos adolescentes.

Andrés...Andrés...conozco gran parte de su vida, y el conoce toda la mía. Suele ser quien me llama por las noches para saber si estoy bien, si me hace falta algo. Aveces cuando me siento sola y que el me llama, le pido que venga y viene. Nunca se niega. No se como me soporta. Hay días que viene y me pregunta que pasa. Yo solo me quedo callada, cansada de hablar, de explicar, de tratar de dar razón a lo que no se puede razonar. Andrés solo se sienta junto a mi, saca su libro de Neruda, y lee:

"Quiero no saber ni soñar.
Quién puede enseñarme a no ser,
a vivir sin seguir viviendo?"
(Estravagario:Estacion Inmovil)

10 comentarios:

Chai late dijo...

...ahora entiendo ese gusto por Neruda.

Cuando quiero no saber ni soñar ni vivir sin seguir viviendo quisiera que alguien me leyera como a ti y volar y perderme por ahí...

Después de leer y releer llegué a la conclusión de que a todos nos haría falta un "Andrés".

Nunca lo dejes ir...

Priscila dijo...

Yo creo tener un Andres, aunque nunca hemos tenido ningun encuentro asi, aunque la verdad somos inseparables y siempre esta ahi cuando lo necesito es la amistas mas sincera y sin interes que pude encontrar.

Tiene razon Chai, no lo dejes ir.

Saludos.

:::lola::: dijo...

Como dijo Neruda Quién puede enseñarme a no ser,
a vivir sin seguir viviendo?"
Quien puede evitar que tu sientas lo que sientes, quien puede evitar algo que puede ser tu felicidad solo uno decide dejar entrar a nuestras vidas a esas personas que nos hacen sentir felicidad :) a veces nos cegamos y buscamos y buscamos tratando de encontrar a ese alguein cuando a veces esta a nuestro lado, disfrutalo :)

Amor dijo...

Tiene suerte Andrés: supongo que como amigo aún tendrá el privilegio de abrazarte alguna vez, de estar junto a ti leyendo poemas, de escuchar tu voz, de oírte hablar. Tiene suerte Andrés, de verdad.

Agustin dijo...

Que motivos, y esas sensaciones, dejando saber como te sientes entre lineas, lo hace muy llevadero, nos leemos........


Agustin

Tamara blue dijo...

Uff, yo tengo mi Andrés, mi amigo adorado. Ese que siempre está conmigo cuando más lo necesito, el que me ha sacado de muchos problemas, el que me escucha, el que se preocupa por mi, el que me llama por lo menos una vez a la semana...el que se guarda su amor por mí.

Vampire dijo...

aaaaa la vida y sus andreses ... al leer tus palabras me entro una extraña melancolia, yo y mi "andres" no tuvimos la misma suerte... ese primer encuentro y la incomodidad de querer estar juntos pero a la vez no, nos separo hace como un año y aunque aun pienso mucho en el ... no lo puedo llamar... suertudos ambos.. un saludo!!!!

izaya dijo...

Demonios, ahora me doy cuenta de que nunca tuve un Andrés y sí varios Gerardos... tal vez por eso alguien habla dentro de mi cabeza a veces, igual me lo inventé para llenar el vacío, por lo menos ahora sé cómo llamarle.

:::lola::: dijo...

escribeeeeeeeeeeeeee.............

Anónimo dijo...

WOW, yo leì y me entrò tambièn MELANCOLÌA y no sè porquè. No sè còmo lleguè aquì y por què lleguè aquì. Al parecer soy como ANDRÈS, jajaja, bye y cuidense nenas.